2019 » Orantes de la luz». Galería de Arte “Casona Sur”, Melena del Sur, provincia Mayabeque, Cuba.

La Luz es el gozo de los hombres (…) el es de un color o de otro no merma en el hombre las aspiraciones sublimes (…) José Martí

Orantes de la Luz:

Entre luces refulge más el blanco manto de Obbatalá, que entre sombras: la negritud es algo que ya mas allá de los cruces de pigmentos, algo presto alcanzar la mixtura de las ideas, las emociones, las artes, las costumbres.

Las artes y las costumbres se apoderan de la Cruz, y con ellas un permanente y renovado diálogo, con poco, pero sabios elementos formales, coloca detalles que funcionan como asideros evocadores de lo plural. Si analizamos además el conjunto de compendios semánticos básicos que están asociados a lo humano en los personajes Eduardo, todos ellos integran una unidad de expresiva: la corporeidad estético-antropológica. No vaciló al asegurarlo: Eduardo de la Cruz Guerra es un portador de esa cosmogonía que se ha ido construyendo desde su infancia enriquecida con las experiencias artísticas y personales que la sustancia.

Esa memoria personal cobra particular sentido, porque a través de sus diversas connotaciones lleva en si la de muchas mujeres y hombres. Con ellos justamente la sensación de soledad se disuelve y se produce una atmosfera en que la comunicación a través, es posible.

Sus retratos son, es cierto, estructuralmente cerrados, pero se nos presentan abiertos a infinitas relecturas, instalados en la fijeza de lo contingente y lo eterno como el blanquismo y sagrado manto de La Virgen de las Mercedes.

Lic. Ana Julia Gutiérrez Ulloa

Especialista en artes plásticas, investigadora, promotora cultural y asesora de TV.