Statement sobre la obra de Yovany Enriquez

Yovany Enriquez escoge una época diferente a la que vive para plasmar las escenas antepasadas, recrea su obra con una influencia romancista (segunda mitad del siglo XIX) donde destaca los paisajes frívolos con árboles deshojados en la mayoría de los casos, en condiciones otoñales; con personajes donde sus vestimentas se enriquecen de atuendos y elementos místicos.

“El romanticismo” no se halla ni en la elección de los temas ni en su verdad exacta, sino en el modo de sentir. Es la expresión más reciente y actual de su belleza, intimidad, espiritualidad, color y tendencia al infinito, expresados por los medios que disponen el dibujo y los principios de las técnicas pictóricas a través de capas de veladuras, logradas con analogías de colores o triadas con un espectro frio, aunque en algunos casos utiliza colores cálidos neutralizado por la técnica que manipula.

El renacimiento de la época moderna es representado por el romanticismo esencialmente (los sentimientos, los colores, son escogido por el individualismo). Consiste en una forma de sensibilidad que glorifica al individuo dentro de una circunstancia intimista y aislada de la civilización. Delacroix dijo que el romanticismo era «la libre manifestación de sus impresiones personales». Defiende la superioridad del sentimiento sobre la razón, y por ello exalta la sensibilidad, la imaginación y las pasiones. Más que como un estilo pictórico, ha de concebirse como un movimiento espiritual.

No hay respuestas para: Statement sobre la obra de Yovany Enriquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *