XXX años en la lucha

Con ese título, el pasado 19 de diciembre se inauguró una muestra en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales (CDAV) para celebrar el trigésimo aniversario de esa institución heredera de la antigua Dirección de Artes Plásticas y Diseño del Ministerio de Cultura y ubicada en San Ignacio no. 352, esq. a Teniente Rey, Plaza Vieja.

La exposición, alegórica y básicamente documental, se desplegó en la sede que desde septiembre de 1989 ocupa el CDAV, fundado con las misiones de estudiar y promover las artes visuales cubanas contemporáneas, atender metodológicamente el sistema nacional de galerías, ocuparse de los eventos nacionales e internacionales significativos y editar publicaciones especializadas.

Según el catálogo, la muestra se conformó a partir de “núcleos, pedazos sueltos que subvierten la lógica de la narrativa tradicional y permiten toda la contemporaneidad que le es propia”. En la planta baja se ubicaron recortes de prensa, catálogos y otros documentos relativos a dos de los eventos nacionales que ha organizado el CDAV: el Salón de Premiados –que ya no se realiza– y el Salón de Arte Cubano Contemporáneo.

En la planta superior se ubicó Momentos “de la lucha”: un núcleo integrado por “una selección de documentos, catálogos, carteles, obras, fotografías, y gestos”. Entre ellos, había imágenes de la “exposición-evento” Telarte VI Internacional. Diseños de artistas para estampado textil, con la cual se inauguró oficial el CDAV el 5 de noviembre de 1989, en el contexto de la III Bienal de La Habana.

En otra sección se expuso Azcuy: Fragmentos “de la lucha”. Allí se agruparon carteles hechos por ese reconocido diseñador gráfico cubano, creador del logotipo del Centro, desarrollador del Registro del Creador de las Artes Plásticas y Aplicadas, especialista fundador de la institución y supuesto iniciador de la colección de afiches del CDAV, de donde proceden los pósteres exhibidos.

El audiovisual Escenas “de la lucha” –que anima y musicaliza imágenes de exposiciones, eventos y trabajadores del CDAV–, se proyectó en la pared del patio. Mientras que Testimonios “de la lucha” pretende recoger oralmente la historia y demás narraciones –críticas o no–, sobre el devenir del Centro, a través de un encuentro con artistas, curadores y público en general, previsto para el 16 de enero de 2020, a las 4 p.m., en el propio Centro.

Según expresaron los curadores en el catálogo: “La celebración de aniversarios se remonta a los egipcios, alrededor del 3000 A.C. De ellos nos llegan las conmemoraciones simbólicas, místicas y ocultistas, realizadas siempre en búsqueda de la prosperidad, larga vida y para ahuyentar los malos espíritus. ¿Y quiénes somos nosotros para no seguir esa larga tradición?”

Lo cierto es que el CDAV ya va tres celebraciones. Una por década. En la de 1999, editó el folleto Memorias, donde relacionó las exposiciones colectivas y personales, los eventos y exhibiciones internacionales que el CDAV organizó o acogió hasta ese momento. Y, en 2009, realizó la exposición colectiva XX años “no son nada”.

En el transcurso, se han modificado las misiones originales del Centro. Y han aparecido nuevos desafíos. “Cada vez se hace más complejo despejar el entramado del arte nacional por lo que también resulta difícil encontrar propuestas radicalmente diferentes. Sin embargo, se aprecian cambios significativos, que […] representan una nueva dinámica en el sistema de relaciones del arte mismo y de este con la institución”, afirmó Ernesto Yoel Ramírez, actual director del CDAV.

Por: Israel Castellanos León

Fuente: OleosCuba

No hay respuestas para: XXX años en la lucha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *