Espacios no vacíos.

Las obras contenidas en la serie En el límite de lo infinito, de Liliana Cortina, muestran una importante evolución con respecto a su búsqueda formal anterior. Insertada en un universo cultural en que rige la diversidad de lenguajes artísticos, esta creadora se refugia, en cambio, en la solidez de la pintura.
Pero ahora, en sus lienzos recientes es posible observar que tanto la gama de color como su discurso se radicalizan. Domina ahora en su paleta un mundo plástico de ocres y blancos…
… mundo ocre, mas sin tristeza, mas no Ponciano, sino antes, poseedor de un equilibrio que compromete al que contempla.
En su imaginario, profundamente autorreferencial y de gran valentía, la autora se reencuentra a sí misma en rituales de cuerpos armoniosos, entrelazados en algo que es mucho más que una simple escena romántica o una prueba de amor físico. Escenas de comunión espiritual, declaración de principios, son la respuesta a aquellas antiguas preguntas contenidas en sus figuras oníricas, sus “paisajes con enigmas” y sus “espacios vacíos”. Toda su indagación del yo, se resume ahora en la verdad existencial y el dulce misterio de la pasión lésbica.
…mundo ocre que ante nuestros ojos, súbitamente, será atravesado por un relámpago lúcido, un fulgor.
Es en esos blancos, lanzados por el pincel cual conjuros, que los rostros deformes y sórdidos que habitan este mundo dejan de ser temibles, para formar parte del natural balance de la vida.
…rostros deformes y sórdidos, más no herederos de los monstruos atormentados de Antonia, sino más bien Goyescos, risibles: tristes censores fracasados, almas en vilo a quien la vida les negó la gracia de lo orgásmico y que en el balance de la composición la artista derrota a través de la luz.
Y es también en la pureza de estos blancos que es posible ¡al fin! la llegada del ángel, o que se logra hallar refugio para esos rostros, brazos y torsos fusionados en que radica el asidero de la esperanza
…rostros, brazos y torsos fusionados mas no Servando, mas no lucha, sino solo un instante de paz.

Por Beatriz Gago, Curadora y Crítica de arte.

No hay respuestas para: Espacios no vacíos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *